Cabecera VidaEnMoto

Suaviza el tacto del freno de tu moto en 5 minutos

Algo tan sencillo y rápido que no creerás cuánto mejora la frenada.

Una de esas tareas poco frecuentes tan sencillas y rápidas como agradecidas. Mejorarás enormemente el tacto de tu maneta de freno al tiempo que te hará sentir como un mecánico de verdad!

Las lluvias de esta… ¿primavera? se han colado por todas partes y han podido agarrotar tus manetas de freno.
¿Notas el freno como pegajoso? ¿va a tirones, como a escalones y hace que frene mal?
Si crees que tienes hechas todas las revisiones a tiempo y no le toca cambiar las pastillas. Si el color y la cantidad del líquido de frenos que asoma por la ventanita de la bomba de freno de tu maneta es el correcto, es posible que simplemente la lluvia haya calado en el giro de la maneta y haya eliminado la grasilla que lo protegía, quitando toda la suavidad del movimiento y dejándote mal cuando llevas a tu chica de paquete, “dita sea, pensará que no sé frenar!”.

Voy a presentarte una tarea tan sencilla como rápida, algo tan fácil que no creerás que pueda mejorar tanto el tacto de un freno agarrotado. Una de esas tareas que, lejos de frustrarte como otras de mecánica compleja, te harán sentir como un verdadero mecánico, serás uno de esos de “no, yo arreglo mi propia moto” 😀
Además, por torpe que seas te aseguro que lo tendrás terminado en menos de 10 minutos.

Paso 1: herramientas

No te lies, dependiendo de tu moto necesitarás unas u otras, pero seguro será tan sencillo como esto:
– Destornillador plano ancho.
– Llave Allen del 4.
– Llave fija del 10.
WD40 o similar.
– Grasa de litio sólida -> algo multiusos sencillo, algo así o así.

Este será el campo de trabajo, frontal, lateral y contrapicado, desde abajo, vaya:

Desmontar cubrepuños, si lo tienes

Ok, pues al lío!
En el caso de la Triumph Tiger 800, es si no esencial sí muy recomendable desatornillar el cubrepuños, así que empezamos por tomar la llave Allen del 4 y aflojar el tornillo del extremo del manillar.
Terminamos y sacamos la chapita, separamos el cubrepuños y recojemos tornillo, chapita y pieza interior con la que se une al puño de la moto.

Sacar la maneta

Localiza el tornillo que une la maneta al manillar. En este caso, atraviesa cubrepuños, maneta y manillar.
Desde arriba con un destornillador plano ancho y desde abajo sujetamos la tuerca con la llave fija del 10. Aflojamos hasta que la tuerca se despegue y el tornillo salga por arriba.
Ojo, la maneta quedará totalmente suelta ¡sujétala que no se caiga!

Haciendo un poco de palanca, extraemos y soltamos del todo el cubrepuños para despejar la zona de trabajo. No es esencial, pero facilitará la labor.

Limpieza y engrase

Echamos mano del WD40 o aceite similar y aprovechamos para limpiar bien toda la zona afectada: tanto de la maneta como de la zona de sujección de la misma.
Si no tienes mucho tiempo, con esto valdría, pero te recomiendo mucho que acabes la labor para no tener que volver a este punto muy a menudo.

Echamos grasa de litio en las zonas donde la maneta se tocará con la sujección de la moto, donde gira alrededor del tornillo tomándolo como eje. Y por supuesto y fundamental, embadurnamos bien el tornillos que soportará el giro.
Mi grasa es blanca, así que viene muy bien para que veas el pringue en cuestión (si es que siempre estoy pensando en tí 🙂 ). Luego habrá que limpiar el sobrante para que no se llene de porquería.

¡Aquí nos van a faltar manos para el montaje!
Colocas la maneta engrasada, con la otra mano el cubrepuños, haciendo coincidir ambas piezas con el orificio del manillar.
Una vez ahí, con la tercera mano, metemos el tornillo engrasado. Rosca y hacia abajo.
Hacemos fuerza (ya con las manos libres) apretando el tornillo a rosca con el destornillador y por debajo colocamos la tuerca hasta que haga falta sujetarla con la llave fija del 10. La dejamos fetén (lo que significa que si quieres buscar los Newtons/Fuerza con los que se debería apretar la maneta con la llave dinamométrica, perfecto, si no, con apretarlo “bien” será suficiente, esto no es el cárter).

Montaje de cubrepuños

Por último, volvemos a colocar el extremo del cubrepuños como nos lo encontramos, con la Allen apretamos bien y listo!

Sólo queda confirmar que nuestro trabajo ha estado bien hecho y que esa maneta se desliza suave como pieza bien lubricada 😉
Mueve la maneta varias veces para comprobar su movimiento, cebar de nuevo la bomba de freno de nuevo y ver que no te has pasado apretándola.
Frena en parado y antes de moverla, arráncala y muévela unos metros para comprobar que no te has dejado nada, que los frenos funcionan. No quieres darte cuenta de que se te olvidó algo cuando estés en la carretera.

¡¡A disfrutar de las apuradas de frenada!!

Autor:

Subir


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

VidaEnMoto