Cabecera VidaEnMoto

Kawasaki KLR 650, estreno por pistas

Aquí te dejo el vídeo de lo que fue la primera salida por campo con mi flamante Kawasaki KLR 650

Pero antes te muestro el vídeo de cómo una motera de Aranjuez salvó mi honra al defenderme frente a un enlatado que quiso ignorarme:

El tipo debía ser algo burro y no debió reconocer lo que había hecho si acaso se había dado cuenta. El clásico “no te he visto“, si es real, suelen reconocer su fallo y no habría dado lugar al último comentario de nuestra amiga, lo que me lleva a pensar el cabestro la enfrentó y le importó todo muy poco.
Al irnos vimos que el enfrentamiento continuaba y seguimos nuestro camino dudando si quizá debimos debimos haberles acompañado un rato para ver si “estaba todo arreglado” y asegurarnos que el burro no le hacía nada. Tomamos nuestra decisión y continuamos nuestro camino.

La KLR llena de polvo

Las primeras impresiones y acercamiento a la máquina dejaron ver algunas necesidades y otras preferencias para ir dejando la máquina cada vez mejor:

Los neumáticos hay que cambiarlos ¡lo primero!, se merece unos buenos tacos que impidan este derrapaje descontrolado. En asfalto no hay ningún problema, pero en tierra suelta aquello transmite muy poca seguridad.

El manillar está a tope de altura (girado sobre sí mismo) y sigo encorvado en la conducción de pie. Tengo que buscarme unas alzas para esta moto, ya las tengo localizadas en el desguace más cercano.

El pedal de freno está torcido y aunque incómodo éso no impide su uso. Tengo uno visto también por poco más de 20€.
Durante el día el cable del velocímetro dejó de funcionar, imagino que por los baches, así que una cosa más.

Quiero desmontar manillar, pedal y cable antes de ir a por las piezas para asegurarme que todas van a encajar bien. Con todo esto la moto habrá ganado un montón y multiplicará sus posibilidades y facilidad de uso.
Una buena pantalla y un culotte la harán mucho más confortable en los desplazamientos largos.

Además y con vistas al barro, hay que sustituir los estribos por unos dentados.
Dejo para más adelante el cambio de aceite y filtro y limpieza o substitución del filtro del aire. Ah! y la batería, que si recuerdas el episodio anterior, como comprenderás ¡¡sigo sin fiarme de ella!!

Autor:

Subir


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VidaEnMoto
A %d blogueros les gusta esto: