Cabecera VidaEnMoto

Los 5 consejos para viajar en moto que nadie te cuenta

Estos son los consejos más útiles y menos conocidos para tu próximo viaje en moto. Voy a ayudarte con tu preparación dando un repaso por todos los puntos que estoy mirando para preparar el mío.

Esta primavera temprana nos hace pensar en los viajes de verano. Preparar un viaje largo va mucho más allá del billete de avión o los días libres del trabajo. Exige una larga investigación no sólo de dónde albergarse sino de usos, costumbres y peculiaridades de la cultura del país que vamos a recorrer.
Gracias a Dios existe internet. Fuente inagotable de información y llena de gente que comparte sus vivencias; utiliza tu motivación para leer como nunca sobre todo lo relacionado con el destino para tratar de cubrirte las espaldas para evitar cualquier problema serio que pueda estropearte el viaje. Las sorpresas molan pero sólo las agradables, así que investiga y sal preparado de casa. Siempre habrá cosas que no sepas, pero como decía Martin Riggsmás vale tener un arma y no necesitarla, que necesitarla y no tenerla“. Armas no, pero ya sabes, papel higiénico y gasolina nunca sobran.
Aquí te muestro los 5 mejores y más útiles consejos basados en la experiencia para viajar en moto que no te darán en otras webs:

Viaje en moto a los Alpes: vistas desde el Furka Pass

1 – El destino: ¿Moto propia o alquiler?

Cuanto más lejos te vayas más barato será alquilar una moto en el destino que llevarte la tuya propia, ya sea enviándola como trasladándote en ella.
Hay acuerdos parejiles en los que se acuerda quedar en algún sitio, tu moza va en avión pongamos a Münich y tú sales tres días antes con la moto disparado hacia allá. Quedáis en algún lugar y entonces comienza vuestro viaje. A mi amiguete Fran le salió perfecto, de ahí a recorrer los Alpes y lo que haga falta. Hay que valorar como opciones:
– El enviar la moto hasta allí (por más que busco empresas que den ese servicio, siempre es un dineral).
– El alquilar una moto en destino. Puedes encontrar precios asequibles en función del modelo (el menos de moda), el destino en sí (países ricos, países pobres) y el tiempo (el coste suele bajar a partir de 14 días).
Rodar con ella: Calcula el precio medio de pasar la noche (hostal o camping) por el camino, comidas, gasolina, gasto de ruedas y otros (líquidos, kilómetros a la moto, etc.).
Rodar con ella sería lo óptimo y a ser posible por secundarias, pero para ese 90% de nosotros que tiene vacaciones limitadas esta opción sólo es válida si tomas autopista y llegas lo más rápido posible.
Si tienes un GPS de mano que piensas llevar a tu viaje, planifica bien tu ruta en BaseCamp o similar, descarga e instala los nuevos mapas y planifica jornadas de no más de tres horas diarias si no quieres que tu pareja y tu culo te odien.
Otra opción es alquilar un GPS en el destino. Más cómodo pero más caro y menos práctico, ya que puede pasar que te lleves tan bien con él como yo con el mío.

Moto propia

PROS:
– Es tu moto, conoces su mantenimiento, reacciones, puntos fuertes y débiles, consumo de gasolina, etc.
– Tienes toda la equipación necesaria y específica así como sus herramientas y seguro.
– La gente que te vea sabrá que no eres de allí (por tu matrícula) y de dónde vienes, lo que te llenará de orgullo.
– En las fotos molas más 😀
CONTRAS:
– Cargas de kilómetros a la moto, lo cual, de cara a la futura venta de segunda mano la depreciará.
– Todas las piezas sufren el desgaste normal del uso y habrá que estar pendiente (neumáticos, aceite, frenos, etc.).
– La gente sabrá (por tu matrícula) que no eres de allí, lo que te puede hacer vulnerable en según qué casos.

Moto alquilada

PROS:
– Le darás un trato más duro que si fuera tuya (acelerones, suspensiones, frenazos).
– Estarás menos preocupado por ella (algún pequeño raspón no te dolerá tanto).
– El gasto en piezas y componentes no te preocupará a futuro así como los kilómetros recorridos.
– Probarás otra moto, lo que siempre mola.
– Por tu matrícula, pasarás por un local.

CONTRAS:
– Desconoces su mantenimiento (frenos y neumáticos como más importante) así como las propiedades de la moto.
– El precio a pagar de primeras es alto.
– No tienes equipamiento propio de la moto, tendrás que alquilar maletas, cascos, sobredepósito, pulpos, etc.
– Por tu matrícula, pasarás por un local, así que no tendrá la piedad que podrían tener si fueras turista de cara al uso del claxon, por ejemplo.
– Tienes que asegurarte de cómo funciona el seguro, los papeles de la moto y si puedes atravesar fronteras sin problema con ella.

 

Viaje en moto a los Pirineos: Col d´Aubisque

2 – El plan: Usos y costumbres locales.

En cualquiera de los casos, es importante reconocer el terreno. No es lo mismo darte un viaje por la preciosa Sierra Sur de Jaén que recorrer Laos. ¿Cuál va a ser tu rollo, un escúter para recorrer Mallorca o un mes de moto recorriendo uno o varios países?

Vale, una vez con éso hecho, conviene conocer el país lo más posible. ¿Cuánto se parece la cultura de ese país al tuyo propio? Aparte de la moneda, idioma, gastronomía y demás hay cosas que nos conciernen a los motoristas más que al viajero de a pie:
– Lado correcto de la calzada.
– Uso habitual de motos en el país.
– Peajes (precio en general y rentabilidad).
Leyes específicas para las motos (como el chaleco reflectante en Francia) o para ciertas vías (como la Vignette, la pegatina que te identifica como que has pagado por el uso de las autopistas en Suiza o Eslovenia).
Precio de la gasolina. Aún más importante, ¿cómo se compra la gasolina? ¿qué horario tienen las gasolineras? ¿aceptan tarjetas? ¿hay algo más que saber?
Recuerda que, sin ir más lejos, en muchas gasolineras de Francia fuera del horario habitual no suele haber dependientes y la gasolina se paga con una tarjeta especial, con lo que en muchas ocasiones te ves obligado a pedir favores y darle el dinero a otro usuario para que él te pague lo tuyo. Esto, si no lo sabes antes de ir, puede ser un problema y gordo, así que investiga por internet si el país al que vas tiene alguna política diferente al tuyo con respecto a las gasolineras.

 

Viajar en moto: Dos Honda CRF 250 en Vietnam con Cuongs´ Adventures

 

3 La red de carreteras…si las hay

– ¿Cómo es la red de carreteras del país? Google es tu amigo. Investigando par mi viaje, me he dado cuenta que, salvo unos pocos kilómetros de autopista, la mayor parte de las carreteras de uno de los países que recorreré tiene esta pinta:

Viaje en moto: carreteras de arena de Bosnia Herzegovina

En vivo.

Esto me obliga a elegir cierta montura. No me vale cualquier cosa, al menos no una deportiva de carenado bajo y suspensiones duras. Afortunadamente ya tengo cerradas las negociaciones para una Kawasaki KLR 650, moto fetiche de gringos y buena parte del continente americano y muy poco vista por estos lares.
Tres maletas y dos cascos suman al alquiler. El resto habrá que cargarlo en el avión (botas de montaña puestas, cazadora de verano con protecciones, guantes, gafas y rodilleras).

Kawasaki KLR 650
Algo como esto pero mucho menos guay 🙂

En tu caso busca a ver si es necesario alguna especialización en tu moto o si te vale una turismo media tipo Kawa Versys, V-Strom o similar, el viaje será mucho más barato. Las BMW GS (1200 y 800) siempre aparecerán en los catálogos de las empresas de alquiler y siempre a un precio mínimo de 95€, aunque lo normal es que sea más. Ya sabes, las motos son buenas pero pagas la marca. Si puedes pagarlo y es lo que te gusta, adelante. Si prefieres gastarlo en el viaje como yo – comidas, más tiempo en moto, etc. busca la mejor relación calidad-precio en la motos que nombraba al principio.
También pueden valerte algunas naked siempre que lleves alforjas de tela y sobre depósito. Si el precio hace que puedas hacer el recorrido deseado piensa que la sobredepósito te quita buena parte del viento frontal y sólo agota cuando superas los 110/120 por hora. Si la moto tiene buen motor no la descartes por ser naked.

Viaje en moto: Honda CB 750 Sevenfifty en Navaluenga-Valle-de-Iruela

4 – La moto

Tal y como hablábamos, estará en función de lo que tengas previsto hacer.
Sólo carretera: Busca protección contra el viento, capacidad de carga y comodidad.
Sólo campo: La separación entre zonas de campo ha de ser reducida al mínimo para no agotarte entre ellas. El equipaje lo mismo que antes, tendrás que dejarte aconsejar por quien te alquila la moto, que será quien más conoce la zona para saber cómo llevarlo sin que te moleste en el manejo diario.
vietnam-mountain-Cuong-03
Carretera, campo y lo que se ponga por delante: Es mi caso actual. Necesitas todo lo que querrías para carretera, protección contra el viento, capacidad de carga y comodidad en una moto con suspensiones más largas, que aguante baches y asfalto en mal estado, y que sea ruda y poco sexy de cara a los robos; lo mejor de dos mundos, vaya.

5 – Seguro

– Si vas a viajar con tu propia moto no olvides la carta verde. Es un documento que certifica que tu seguro del vehículo está operativo en todos los países que firmaron el acuerdo. Aquí puedes ver la lista de países que firmaron la Carta Verde.

La Carta VerdePaíses en los que funciona la Carta Verde

– Si vas a llevar una moto alquilada lo más importante es que te asegures que tienes un seguro de viaje que te cubra cualquier circunstancia. Un choque tonto puede joderte un viaje y más aún, aunque puede pasar lo mismo con un coche, tu pareja, si vais juntos, no va a querer repetir nunca un viaje en moto por aquello de la vulnerabilidad.

viaje_en_moto_tenerife-vstromviaje_en_moto_tenerife-vstrom-accidente

Bola extra!

Ya sabes que soy muy dado a la “bola extra”. Este consejo puede valer su peso en oro.
Si la moto es alquilada es muy importante que te acuerdes de llevar al menos unas gafas de sol (de patilla plana), una braga o pañuelo y unos guantes.
En función de cada casa de alquiler de motos, lo mínimo que han de ofrecerte es un casco, de ahí que antes te recomendara llevar una chupa (una de verano puede plegarse y ocupar poco) y unas rodilleras (desde las de cross a unas de patines), pero ah, ¿y el casco? ¿y si te dan un jet/abierto o uno de campo?
Fundamental entonces las gafas de sol para esos casos y para aquellos en que la visera, cuando la haya, esté hecha cisco y sea peor llevarla bajada que subida. Eso sí, no conduzcas de noche a menos que seas tan apañao de llevarte unas gafas de bici con cristales intercambiables, ganarás un montón.
La braga por el cuello y por, si el casco es abierto, al menos tapar boca y nariz para los mosquitos, piedrecillas, fríos matutinos/nocturnos, olores y gases.
Y los guantes no sólo por las caídas, sino porque tus manos sufrirán al estar tanto tiempo agarrando algo, además de por el posible frío matutino/nocturno, etc.

Ah, y no olvides un culotte, por las horas al día y por la acumulación de días sobre la moto. Cómodo y es algo que no vas a dejar encima de la moto y que te puedan robar.

¿Se me ha olvidado algo? ¿Tienes un secretillo que mejorará la experiencia? Cuéntamelo, que yo he sido majete contigo, vaaaaa!!

Autor:

Subir


Una respuesta a “Los 5 consejos para viajar en moto que nadie te cuenta”

  1. Mi experiencia en viajes en moto fuera de España se reduce a un poquito de Francia y a un mucho de Portugal; basándome en eso añadiría: intenta conocer expresiones básicas en el idioma del país. No todos saben inglés y el español no es tan internacional como quisieramos.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VidaEnMoto