Cabecera VidaEnMoto

Costa vasca: de Hondarribia a Asturias

Recorrer la costa vasca es algo que tienes que hacer antes de morir ¡y lo sabes!
Prueba el sabor de estos kilómetros, 3 minutos entre montañas, playas y curvas interminables

La excusa era Colombres, el Rally de motos clásicas que tanto gusta a los aficionados ingleses de edad. Y a mí, qué coño, que me chupé 1.000 kilómetros porque aprovechando que subía hasta Asturias, decidí pasarme a saludar a mi amigo Imanol a Hondarribia (Fuenterrabía), la última ciudad española antes de Francia.

Ya sabes, la ría hace la frontera, a este lado Hondarriba, Euskadi, España, al otro Hendaya (Hendaye), Labort, Francia.
Vale, a mano, a mano no me pillaba, pero hacía tiempo que quería subir a saludarle y esta era una buena oportunidad, así que, ¡allá voy!

El vídeo como siempre, ¡abajo!

La preparación

La Tiger se encontraba en plena forma, pero una semana antes del viaje quedé con mi amiguete Fran para limpiar/engrasar la cadena, cambiarle las pastillas de freno y darle una buena limpiada a las pinzas; esto es lo que me encontré:

Retén de horquilla roto en Triumph Tiger 800

Los dos lados de la horquilla, adivina cuál pierde aceite.

Sí tío, el retén de la horquilla se había roto y dejaba escapar el aceite, a una semana del viaje, ¡me cagüen tó!
Parece ser que en esta moto está bastante complicado el acceso a desmontar la horquilla y el arreglo me costó una pequeña fortuna, vaya manera de empezar!

La equipación

Estrenaba en un viaje largo mi nuevo casco Scorpion ADX-1, modular y con visera. ¿Impresiones?
Un interior muy cómodo y con buena visibilidad (mucho ángulo de visión). La visera es muy útil para campo y poca velocidad, pero debo decir que para este viaje la quité porque el efecto vela es aguantable pero se nota en un viaje de estas características. Iban a ser más los inconvenientes que las ventajas, así que mediante dos tornillos de cabeza grande la quitas y pones dos tapas: Hecho, casco racing de nuevo.

Racing pero modular, es agradable poder quitarte medio casco en las paradas o en las gasolineras. O incluso entrar al alojamiento con él puesto cuando llevas las manos ocupadas por el resto del equipaje, te quitas un bulto molesto de encima. Pareces un poco bobo pero oye, a veces compensa.

Y sí, claro, por supuesto, tiene visera solar desplegable. Esa es una de esas cosas que, una vez desarrolladas, ningún fabricante debería olvidar poner. Hoy por hoy no sabría vivir sin ella.

La Ruta

El camino no iba a ser ya Madrid – Colombres, íbamos a meterle una pequeña desviación…como de 500 kilómetros.
El cómputo total de kilómetros, incluyendo los trayectos en destino fue de:

  • Jueves, Madrid -> Hondarribia, 550 kilómetros. 2´5h de coñazo extremo, la otra mitad mejoró por ser una zona desconocida, que eso siempre entretiene 🙂
  • Viernes, Hondarribia -> Colombres, 450 kilómetros de pura crema. La costa vasca es un auténtico deleite para la vista en general y para el motociclista en particular. La carretera N-634 debería ser nombrada Patrimonio de la Humanidad. No, en serio, la crema: curvas eternas enlazadas entre sí, muy buen asfalto y paisajes espectaculares. ¿La suerte? pillar buen tiempo y poco tráfico.
  • Sábado, 75 kilómetros. Tocaba descansar un poco dando una vuelta por los alrededores de Colombres y asistir al Rally, exposición y concentración de motos clásicas.
  • Domingo, Colombres -> Madrid, 500 kilómetros. Que se alargaron con el viento y la lluvia de las proximidades de Reinosa y las benditas obras de la carretera de Burgos N-I

Madrid – Hondarribia – Colombres, recorrido global:

El Vídeo

Para no demorar más el momento, aquí dejo el vídeo de lo que fue el final del día de Hondarribia y la etapa travesera de País Vasco, Cantabria y Asturias.

Cansado, sí, pero espectacular. Ya tardas en comprobarlo.

Autor:

Subir


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VidaEnMoto