Cabecera VidaEnMoto

Gracias, Komando Pupas

La libertad y la aventura que nos transmiten sus viajes nos llenan en un momento tan delicado como este y nos hacen soñar con seguir sus pasos en cuanto sea posible

Komando Pupas en su ambiente natural

En libertad temporal bajo palabra la mayoría y sólo un puñado de elegidos aún encerrados en su puñado de metros cuadrados, disfrutando de la compañía elegida y soñando a diario con aventuras pasadas y sobre todo futuras. Esos rayitos de luz que nos dan la vida, los que nos acercan a un pasado que parece mucho más lejano que un par de meses, son los que nos abren la ventana de la naturaleza, de las salidas, de los viajes.

Tenemos mucho que agradecer, y no me refiero a estar sano o no, sino a la sanidad emocional, a esa cabeza que se hunde en el aburrimiento y es rescatada por gente como el Komando Pupas:

El rollo nacional

Hace mucho que desde aquí le debemos al Komando Pupas un buen artículo agradeciendo los relatos de sus aventuras que dejan en su web y suelen completar con vídeos que ponen imágenes a todo lo que te imaginaste leyendo.

Me encantó su rollo desde el primer día porque son como las aventuras super molonas que veíamos en el artículos del BDR gringo pero por lo que algunos gustan llamar la Piel de Toro, que tanta ayuda necesita ahora misimo. BDR es en resumen un programa para promocionar los caminos secundarios, las pistas rurales de Estados Unidos, llaman a su conservación y enriquecimiento y disfrute de los pueblos interiores menos visitados.

Algo así como el “Por la España Vacía” del Komando Pupas, un grupo de amigos – de auténtica banda multitudinaria a 3 o 4 integrantes desde sus orígenes hasta ahora – que se juntan para recorrer una ruta de distinta duración, normalmente entre una y varias semanas.

Tres motos paradas en un camino con vistas panorámicas

Desde Alicante a Marruecos, a Portugal o a recorrer el país de lado a lado, pero eso sí: siempre por pistas.

¿Por qué Komando Pupas?

Como decía, es como los gringos del BDR en cuanto a autonomía total: acampada libre, cocinilla de gas y mucho camino del menos recorrido. Establecer una ruta y afrontar todos los problemas inesperados que vayan ocurriendo: caídas, alforjas que se pierden, KTMs que se rompen (bueno, quizá eso no es algo tan inesperado 😀 ). El recorrido se afronta como llega: sin enfados, sin prisas pero desde luego sin pausas, buscando soluciones, alternativas y disfrutando lo bueno y lo malo.

La YamahaWR cargada en un camino
El camino por delante!

¿La diferencia con los gringos? motos prácticas, pequeñas y ligeras, no grandes maxi trails que son fantásticas para largos recorridos mixtos, aquí son etapas más cortas de estricto campo más o menos complicado. El peso vale más que los mapas de potencia, no sabemos cómo estarán los caminos por los que pasa la ruta, la lluvia puede dejarlos imposibles para motos grandes.

Motos de campo preparadas para el viaje: depósitos grandes, pantallas, alforjas, aislantes y la mecánica sencilla y fácil de reparar, si no puedes seguir te vas a casa y pierdes tu turno, la ruta sigue con las motos que puedan andar.

Entiéndase que en cualquier caso no es algo despiadado, son colegas, ante un problema se busca la solución en el pueblo más cercano, el taller más cercano y sólo si no hay opción de seguir, el viajero vuelve a casa o sigue el recorrido por otro medio.

Y justo esta es la otra gran diferencia, no es un viaje organizado, son amiguetes encima y fuera de la moto, lo que enriquece mucho más la experiencia.

Las protagonistas de la ruta como siempre ellas, dos Yamaha TT 600 RE, una Honda XR 650 R y una KTM 625 con su futuro pendiente de un hilo, su dueño le iba a dar una última oportunidad después de muchos años…. y muchos problemas con ella. Como curiosidad y por ir adelantando cosas, se la volvió a jugar dejándolo tirado, pero eso ya llegará.

Dimoni, Komando Pupas

Sus artículos

Sus artículos rezuman realismo, no son más que el testimonio de lo que fue el viaje. Sus fotos tan cercanas transmiten el colegueo, la confianza y las ganas de pasarlo bien.

Desde aquí te recomendamos que eches un buen vistazo a sus historias: buenas fotos, mucha a ventura y una gran ventana a lo que nos queda por disfrutar.

Dos moteros descansando en el campo

Subir


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.