Cabecera VidaEnMoto

Complicaciones del trail en solitario

¿Salimos? ¿alguien? ¿nadie? bueno, pues yo tiro que tengo muchas ganas de moto.

Te sonará esto, cuántas veces lo hemos hecho sabiendo que no deberíamos pero queremos quitarnos ese mono de moto. Toda la semana pensando en la salida, hoy no me quedo, me voy solo.

Y eso está muy bien, un 80% de mis salidas son en solitario, pero esta vez me venía bien porque quería probar las Michelin T63 que le puse a la Kawasaki KLR 650: reacciones, agarre y estabilidad, a ver cómo va.

Además aprovecho que voy solo para hacer fotos y vídeos y enseñártelo, que sé que te gusta! 😀

Vídeo y rutas al final

Decidí seguir una ruta conocida para controlar las novedades de la moto, una parte por pistas rotas y luego ya campo. Antes de llegar a las pistas la batería de la cámara de fotos empezó a quejarse (¡!).
En momento dado me aburrí de seguir la ruta y me salí por la falda de una montaña llena de vacas. Empecé a seguir el camino (nunca campo a través) tanto que a veces eran pistas hechas con cúmulos de piedras, pasé al otro lado de la montaña y la rodeé por la falda contraria hasta conseguí enganchar la pista de Wikiloc que seguía al principio.
En la primera parada con las vacas vi que la batería del vídeo se agotó, la cambié y la otra que llevaba estaba descargada!!! (cagüentoasuputamadre).

Las fotos aún funcionaban, así que continué sin problemas hasta que llegué desde una pista por campo a una carretera secundaria asfaltada que se cruzaba y al otro lado una montaña sin camino.
La ruta decía que atravesara la carretera y subiera la montaña, pero hombre, la geolocalización a veces falla, voy a coger la carretera que lo mismo ahora se sitúa y es por aquí y no peñas arriba. Tomo la carretera hasta un mirador con unas vistas increíbles hacia un lago y unos valles. Todo muy bonito, pero la ruta del Wikiloc decía que no, que era por allí arriba, uf!

¿Quién soy yo para contradecirlo? así que volví y me enfrenté a la vista, no era muy halagüeña, la verdad.
Subí a la moto y tiré peñas arriba, piedras, pedrolos, chinas, trozos saltando contra las botas, baches, etc. hasta que la moto dejó de avanzar y por más intentos que hacía levantándome y cambiando el peso delante o detrás, la moto quedó hundida en la tierra blanda.
Había horadado la superficie de piedras hasta llegar a la tierra. Intenté echar la moto hacia abajo para volver a tener tracción pero un cúmulo de piedras apiñadas lo impedía.
Bajé de la moto y quité todas esas piedras con las manos. Una vez con el campo libre volví a subir, eché la moto hacia abajo y empecé a avanzar buscando zonas con tracción hasta que, poco a poco, alcancé la cima y la vista de los caminos de grava que unen los molinos de viento que ya había visitado con AEMOTUR como viste en aquel vídeo.

Con el triunfo en el cuerpo seguí camino o lo intenté porque tras fallar la batería de la cámara de fotos y de la cámara de vídeo, lo siguiente era el móvil!!
Lo llevaba en el porta móviles del manillar siguiendo la ruta, así que tenía abierto Wikiloc para la ruta, Alpify para emergencias (y que mi señora me tenga controlao por si acaso), había usado Google Maps para llegar a cierto punto y el Whatsapp (no necesita mucha explicación, ¿no?).
Así que se había chupado toda la batería y estaba seco y apagado.
Esta moto no tiene alimentación de 12v ni mierdas lujosas así que, afortunadamente, me acordé de que siempre llevo una batería externa cargada para estos casos.
La enchufé y esperé hasta que el móvil pudo encenderse y pude volver a ver la ruta. Enganché la batería al manillar con cinta americana y así pude continuar siguiendo la puñetera ruta.

A partir de entonces todo fue bien. Ojo! esa batería me salvó de una buena. La tarde iba cayendo, los días son más cortos y en el monte el cielo estaba muy nublado, tenía miedo de que me cayera la noche y esa maldita pista de Wikiloc no terminara en alguna carretera que consiguiera llevarme a casa.

Me metió por mil terrenos cercados, caminos de piedras y pendientes que no habría atravesado si no pensara que se me iba a hacer de noche.
Al final fueron sitios chungos y otros espectaculares, éso sí, pero coño, hay que tener cabeza sobre todo yendo solo, y mirar por donde vamos si no queremos lamentarlo.

Con todos ustedes, el vídeo, (¡no te impacientes! se pone interesante en la mitad!):

Rutas

Esta es la ruta que empecé y acabé haciéndome una diagonal y conformando esta otra desde Navalperal de Pinares.

Autor:

Subir


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VidaEnMoto