Cabecera VidaEnMoto

Moto al agua!

¿Qué pasa si haces un vadeo y a la mitad te da un calambre? exacto, que jodes la moto. Al menos lo grabé en vídeo…

Habíamos programado un gran día de moto. Partiendo de Maqueda, un pueblecito de Toledo, haríamos pistas hasta Ávila que recorreríamos durante todo el día, comiendo de camino y por zonas espectaculares, incluso previendo nieve ¡mola!

Nos vimos allí Rodrigo y David, que venían por pistas desde Madrid, y yo mismo, que por perezoso me tocó autopista 🙁
Ya en Ávila habíamos quedado con Juanma, que se nos uniría para la mejor parte, o al menos, la más bonita.

El terreno estaba muy muy mojado, mil charcos y diversos barros, sobre los que planeaba David, con su BMW F800 y sus neumáticos Heidenau K60 Scout. Que ya sabéis que considero muy completos, pero que con barro nada va bien y estos se defendían como podían. David al menos, disfrutaba derrapando y escupiéndome todo el barro, que yo iba detrás!

Y así fue hasta que llegamos a un super-charco o semi río.
Rodrigo abría paso muy seguro con su Honda Transalp 650 y cruzó el río del tirón, con autoridad y sin problema.
David esperó a que Rodrigo saliera por el otro lado e hizo lo mismo, bien fuerte y levantando agua.

Y ahí llegué yo, con el día tonto, como muy tranquilo y paseando por el bosque…

Moto al agua - klr 650

Excusas

Tranquilote y sufriendo varios de esos calambres que a veces aparecen en la planta del pie y sólo desaparecen andando, llevaba un rato y no conseguía deshacerme de ellos.
Además el día era frío y no quería mojarme los pies y estar molesto todo el día (había estado evitando los charcos grandes) porque aún llevo botas de carretera (cojonudas para la carretera) que dejan pasar agua por la cremallera. Así que a la hora de cruzar el río, en vez de sacar los pies si me veía inseguro, los dejé bien enganchados en las estriberas para mantenerlos secos.
Por cierto, que ya me estoy mirando uno de esos super calcetines impermeables de los que hablan maravillas.

¿Qué pasó?

Creo que iba demasiado lento, el manillar se mueve demasiado (se nota inseguro en el vídeo) hasta que la rueda topó con algo, se giró y paró e inclinó la moto.
Bajé el pie “a tierra” demasiado tarde (por no mojarme, ya ves) y no pude mantenerla y levantarla por el pequeño calambre en el otro pie (el izquierdo).
Con lo cual lo que hice fue depositar despacito y con todo el cariño la moto en el agua.

Reacción

En el momento me di cuenta de la repercusión de mi cagada:
Una moto sumergida puede averiarse más o menos seriamente, pero lo que es casi seguro es que va a pasar bastante tiempo hasta que pueda volver a andar, o lo que es lo mismo, que para ti se acabó el día. Y lo que es peor, que se lo jodes al resto.

Secando la bota de la moto

Desarrollo

David tiró esa foto desde el otro lado y luego, para que no digan, se lanzó al agua a mojarse como el que más para ayudar a empujar la moto fuera del río.
Cuando salimos y mientras nos sacábamos el agua de las botas, se dio cuenta de que no tenía el móvil: ¡mierrrda!! ¿se cayó al río?
Le llamamos y nada, no daba señal, así que se lanzó adentro otra vez y nos brindó una bonita imagen que aún albergo en la cabeza, de un motorista/percebeiro en Toledo.
El cabrón lo encontró!!! lo pisó y lo rescató del agua! no dábamos un duro por él, pero ahí estaba, y funcionando!!
Funcionaba porque era un Sony de esos resistentes al agua, es un tío previsor y sabía que podía pasar, gran triunfo por su parte!!!

Finalmente comprobamos el filtro del aire (mojado pero no encharcado), y pusimos la moto de pie en segunda para que echara toda el agua posible (y echó, echó).

Descansando ante las motos

Poco a poco se fue asentando y la batería hacía el sonido correcto, así que tratamos de arrancar la moto en segunda empujando. Pero claro, el terreno era de barro y cuesta arriba, así que nos costó muchas energías. Lo peor es que bloqueaba la rueda y nunca llegó a arrancar.
Subimos la moto arriba del todo y tomamos un camino grande que llevaba a la carretera. Intentamos desde ahí remolcar la moto empujándola desde las otras dos con un pie en el estribo del acompañante, pero la cosa era difícil por el terreno, muy irregular, con charcos y barro, así que tocó empujar. Si hubiera llevado cinchas de arrastre o eslingas otro gallo nos habría cantado. Para la próxima vez no se me olvidan!

Me dejé un pulmón y medio y al día siguiente me di cuenta que me había fastidiado la lumbar por levantar la moto de la manera incorrecta, ya sabes, por delante por la adrenalina.
La grúa llegó y tras una hora de charla con el conductor (20 años de militar en un chico de 38) llegamos al taller.

¿Cuál fue la avería?

– Que había entrado agua en los carburadores, así que le sopló ahí y en el filtro del aire (limpieza y nuevo engrase), que estaba también afectado.
– Encontró bastante agua en los colectores también (y eso que pusimos la moto de pie a una rueda y moviéndola de lado a lado).
– Cargó la batería (que estaba agotaíta) y cuando la moto arrancó lanzó agua por el escape a cinco metros, según me dijo.
– Hay agua también en el aceite, así que toca cambiar aceite y filtro (tenían dos salidas, cagüentó) incluso más de una vez para que la limpieza sea completa.

Me dijo que tuve mucha suerte, que podía haber sido mucho peor y que lo hicimos bien, que no habríamos podido hacer más. Ya que no era la batería ni la bujía, había entrado demasiada agua para arrancar sin más.

¿Qué hacer cuando mojas la moto?

– Lo primero apagar la moto y girar la llave para que no absorba más agua y no se dañe la batería.
– Ya fuera, comprobar el filtro del aire, tratar de secarlo lo más posible.
– Sacar la pipeta de la bujía y extraerla (cómprate la llave de bujías ahora mismo!!). Al tratar de arrancar la moto con la bujía, la presión del agua en el cilindro podría doblar las válvulas y lo que venga después (gracias Robros).
– Arrancar en vacío.
– Poner la bujía seca.
– Vaciar la cuba del carburador.
– Cambiar el aceite un par de veces al llegar a casa.

Conclusión

Si no te ves seguro, da un rodeo o la vuelta. Si hubiera ido solo habría tenido que volver andando al pueblo o a la carretera y abandonar la moto. Luego, en algún momento, llevar ayuda para sacar la moto de allí (si es que sigue allí), imagina el papelón.

Y sin más dilación, el vídeo!!

Autor:

Subir


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VidaEnMoto