Cabecera VidaEnMoto

Vídeo: Tirado en la M-30

¿Qué ocurre cuando la moto falla en medio del tráfico denso?

Si sigues habitualmente a Vidaenmoto en Facebook, ya habrás visto algo. He pensado que podría resultar de interés ver ante una situación como esta cuál podría ser la reacción de cada cual, ya que ninguno estamos a salvo de una avería de este calibre.
Por más que mimamos a nuestras motos, hay fallos, averías inesperadas, que nos dejar sin remisión tirados en cualquier lugar. Algunos sitios más peligrosos que otros.

Hay veces que calculas mal la gestión de la gasolina, otras la batería da un fallo por descarga, desuso, frío o simple agotamiento por caducidad. También hay veces en que por una caída tonta partes una maneta o pinchas y no llevas los repuestos correctos y otras en que simplemente tienes el día tonto, estás gilipollas y tiras tu moto al río, ya sabes, lo típico.

kawasaki-klr-650 repostando

La anécdota

…o el …utadón.
El otro día iba al trabajo como siempre, en la moto y comiendo atascos. Jugando entre coches, salvando obstáculos con nocturnidad y toda la pericia del mundo para llegar entero al curro evitando las torpezas de los conductores sobaos, despistados y demás.
El atasco comenzó antes de tiempo, a los 5 minutos de salir de casa, ¡uuuffff, qué pereza!
Circulando entre coches, una furgoneta me estrechó el paso, frené, descoordiné el apriete de embrague y aunque aceleré fuerte la moto se caló.
Traté de arrancar en marcha pero nada. Arriesgándome, puse el pie a tierra con los coches rebasándome a lado y lado para poner punto muerto y tratar de arrancar, como siempre: nada.
Más veces, más intentos, era como apretar la tecla de un órgano apagado. Así que saqué la manita, paré el carril izquierdo y me dirigí al arcén más cercano, uno de unos 40cm de ancho, ¡es lo que hay!

Moto parada

…o la situación jodida.
Allí traté de tomármelo con calma para que no se me pasaran detalles: embrago, no embrago, punto muerto, marcha metida, quitada, pata puesta, pata recogida, luces quitadas, ¡coño no! si quito las luces no me ven y pueden atropellarme! así que las dejo junto con el intermitente más extremo de la moto y cercano a la fila de coches. Esta moto no tiene luces de emergencia ‘warning‘ como ninguno de las que he tenido.
Había batería pero la moto no hacía amago de arrancar, ni el intento ni el “tap-tap-tap” típico de batería agotada. Simplemente no llegaba corriente al motor de arranque, de ahí que pensara que era el sensor de la pata de cabra o el bloqueo por marcha engranada. Pero por más que movía cosas, nada de nada, ni un amago, ni un signo de vida. Moto muerta.

Me quito los guantes, busco el móvil y llamo al seguro. Tras un rato de contestadores por fin consigo localizarme malamente (estaba en un punto oscuro, sin edificios distintivos ni nada a lo que tomar referencia) ante la señorita y me dice que la grúa llegará en 30 minutos.
Vale, procuro salir de la moto y meterme hacia adentro (si chocan contra ella que no se me lleve por delante).

tráfico en la m30 de Madrid

La Policía

A los cinco minutos aparece la Policía. Uff, me multarán por cebolla? por chaleco? por algo? me tratarán de listillo?
Nada de eso, ¿la moto anda? ¿no? pues empújala y llévala al otro lado.
A base de acelerones, gritos, luces y aspavientos a los conductores de coches, fueron parando hasta 6 carriles hacia la derecha para conducirme a un lugar seguro, un arcén ancho y una valla. Sus BMW 1200 RT grandotas como barcos, entonaban acelerones bicilíndricos que les ayudaban en su labor de hacerse notar ante los conductores dormidos y despistados.

Tomamos una salida de la carretera principal y fuimos hasta el lateral de una entrada a la M-30.
Deja la moto y salta al otro lado de la valla, que la gente viene por aquí a mucha velocidad y con prisa y se te pueden llevar (lo sé, soy uno de ellos como seguramente sabe, señor agente).

Me dejaron a salvo y siguieron hacia adelante, previo agradecimiento por mi parte porque además de efectivos y diligentes fueron amables, qué digo, fueron simpáticos!
Mientras empujaba la moto, uno de ellos me preguntó “¿Pesa? ¡pues bueno, así hoy no vas al gimnasio!“. Una broma que en esa situación tensa entre el tráfico tan denso, relaja y da confianza.
Oye, que podría haberme dicho “la que has liao, muyayo“, pero nop, bromeó, así que GRACIAS.

Tráfico en moto

Fauna urbana

…sin ofender.
Mientras contemplaba el paisaje del desfile de latas arrastrándose lentamente mientras amanecía y trataba de guiar al de la grúa, pasaron varias fotos a mi lado y uno de los conductores me ofreció su ayuda, qué majete el tío. Es algo que siempre se agradece.
También llegó uno de los chicos que ronda en su escúter por la M-30 de esos de mantenimiento de la vía. Instaló unos conos y con sus luces lanza destellos señaló y aseguró mi posición.
En fin, de ahí a una hora más llegó mi Uber que mandó el seguro y al trabajo, que el día acaba de empezar!

El vídeo

Puñetera casualidad que justo ese día llevaba la cámara en el casco.
Lo primero que hice cuando llegué al arcén fue quitármela y guardarla, pero puedes ver el momento exacto en que la moto se apagó.

La avería

…o “qué mierda le pasaba a la moto”.
Mi Tuercas favorito llevaba tiempo trabajando cuando recibió la moto. Al principio creyó que se trataba de la Triumph y se volvía loco pensando en qué podía ser.
Al llegar la KLR me imagino que no le extrañó tanto 🙂

Al grano, el fallo lo daba el sensor de la maneta de embrague. Resulta que en función de cuánto lo apretara (poco, normal o muchísimo) permitía o no el paso de corriente a la batería. ¡Pero yo nunca he tenido que apretar el embrague en esta moto para arrancarla!
La cosa cuadraba con la impresión inicial, pero no habría podido solucinarlo.
Cooosa rara, desde que la compré, esta moto me ha dado fallos para arrancar. He tenido que lanzarme cuesta abajo unas cuantas veces, probar a arrancar varias veces hasta que de repente funciona. Eso sí, una vez que sonaba el motor de arranque, lo hacía a la primera. O sea que seguramente el fallo siempre fue de este puñetero sensor de arranque!!

En fin, bien está lo que bien acaba, putada pero nadie resultó herido, anécdota solventado y eso que hemos aprendido todos.

Autor:

Subir


Una respuesta a “Vídeo: Tirado en la M-30”

  1. Fran dice:

    Compañero, lo que te quiso decir la kawa, que ella es para mancharla, qie eso de andar a esas horas por la capi no es para ella, que para eso lleves a la niña bonita pija de la Triumph jajajajajajaj.
    En serio, lo bueno que no te paso nada grave a ti, porque a esas horas es un peligro la M30…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VidaEnMoto