Cabecera VidaEnMoto

La BMW GS 1200 R: mi opinión (Hungría en moto II)

1700 kilómetros dan para opinar: lo bueno, lo malo y lo reguleras de una moto que ha cambiado el mercado, la que trajo de vuelta a las trails desde los 80.

Me hacía ilusión probar por fin la que para muchos es LA MOTO. Ese trastaco que revolucionó el mercado y las motos feas molonas y que trajo de nuevo a nuestras carreteras el mundo trail pero a lo bestia.

La nueva trail con el doble de cilindrada de las de antaño ha evolucionado mucho, sobre todo en extras electrónicos y ayudas a la conducción, pero aparte del LC (“las de agua”), tenía mucho interés en probar ese boxer, esa “Guzzi de tetas caídas”.

El modelo era un 2004-2007 según Solomoto, 98 cv y 225 kg de peso al que hay que sumarle el del conductor y señora + 3 maletas.

En la periferia Bratislava, Eslovaquia

El precio casi prohibitivo de alquiler de semejante bicharraco había hecho que nunca antes hubiera tenido la oportunidad de probarlo en un viaje. Incluso hace mucho hablé con Fran la posibilidad de gastarnos esa pasta sólo para una salida de un día y disfrutar de ella durante todos los kilómetros y las curvas posibles.

Así que por fin esta vez y bajo ese mágico precio, iba a probar la moto de los que no saludan, de los que llevan la insignia tatuada en su opinión personal, de los que… que nadie se me ofenda, es una coña de la fama de las muebleuves.

EL MOTOR Y LA PARTE CICLO

La moto en general y el motor en particular me pareció muy coche. ¿Cómo así?

Cuando vas en un coche, en un turismo normal, vas principalmente cómodo. ¿Autopista aburrida? bueno, voy ahí cómodo y pasan los kilómetros. ¿Carretera bacheada? las suspensiones y asiento blandísimo y mullido (hay que ver qué a gustito) consiguen que apenas se me transmitan las vibraciones, con lo que me permiten ir cómodo. El cambio de marchas suavísimo (cuánto tiene que aprender mi Tiger y su neutral!) y ese bicilíndrico de tirón suave permite transmitir esa suavidad a la conducción y, yendo a dúo, eso es algo siempre a tener en cuenta, es algo siempre positivo. Bastante paliza se pega tu copiloto como para castigarle con golpes de cuello por acelerones y frenazos, así que toda la suavidad posible es bienvenida. Luego ya en la conducción individual es otra cosa, si soy más o menos brusco ya es problema mío, sólo lo voy a sufrir yo.

No te descubro nada diciéndote que tiene buena protección contra el viento, buena postura de piernas, asiento con dos alturas, etc.

Algo temblón de más en cuanto a las vibraciones del motor, tanto al ralentí como cuando apuras la cuarta para adelantar, que parece que se desmonta un poco. Pero la moto responde, que es de lo que se trata. No me la sensación de poder de un tetra, que se merendaría a cualquiera en un adelantamiento, pero siempre respondió. También te digo que cuando estuve en los Alpes fui con mi chica y cuatro maletas en una Honda Sevenfifty de 74 cv, también respondió, la diferencia es que hay que ser consciente de la potencia de la que dispones antes de lanzarte a adelantar. Con una deportiva casi que te da igual, con esta GS hay que calcular distancias con cuidado, recordemos que vamos dos personas, tres maletas y la potencia no el rasgo distintivo de esta moto. Todo es saber qué llevas en la entrepierna.

LOS MANDOS

Esto sí que me pareció un fucking sinsentido. BMW, ¿en serio? ¿no te dio por pensar que la mano derecha siempre está ocupada y que darle más trabajo no era una buena idea?

Si antes hablaba de que en la conducción a dúo es siempre importante ser suave para no transmitir violencia e inseguridad al copi, esto es justo lo contrario de lo que consigues metiendo el intermitente derecho y la anulación de los mismos en el mando diestro ¿WTF?

Qué difícil, qué difícil es cancelar el intermitente con la derecha mientras aceleras al salir de una rotonda, al tomar un desvío, al terminar un adelantamiento ¡todo el rato! Es que no lo entiendo, la mano derecha acelera y frena, ¿te parecen funciones tan fútiles, tan poco importantes como para añadirle otra? Las innovaciones son bienvenidas pero siempre que sean para mejor, ¿en qué sentido mejora esto la conducción?

En fin, que pasaron mil kilómetros y seguía sin acostumbrarme. ¿Qué hacer para no dar golpes de gas y freno y molestar al copi en cada cambio de carril? Fácil, no poner los intermitentes. Perfecto, una vez más parece un coche XD

Lo que más me dolía es que me sentía un gran cebolla, un paquete, un torpe con pies en vez de manos: Si la gente recorre el mundo con estas máquinas y con las 800 qué pasa, que soy yo el único al que le molesta esto?

Afortunadamente no era así. El propio Zoltán me dijo que en los años posteriores cambiaron de opinión y volvieron a poner el intermitente en su sitio. Su sitio ¿vale? si encuentras otra manera mejor estaremos encantados, pero que sea mejor de verdad, por favor.

Algo le pasaba también al claxon, no había manera de hacerlo sonar cuando quería, había que apretarlo medio en diagonal…no sé, pero no pude hacerlo funcionar ni una sola ocasión de peligro, sólo mirando despacito mientras pulsaba, y te aseguro de 1.700 kilómetros dan para varias situaciones de usar el claxon.

Por último teníamos luces auxiliares (o de antiniebla, no lo sé). Ni conduje de noche ni con niebla, pero Zoltán me dijo que las mantuviera siempre encendidas por seguridad y eso hice.

Moto y piloto posando ante el cartel de entrada de Mátai Ménes, los cowboys húngaros
Mátai Ménes, los cowboys húngaros, en la estepa más grande de centroeuropa

GLOBALMENTE

Globalmente entiendo su éxito como moto para todo por lo que hablaba al principio. Al ser muy coche es muy cómoda para ir al trabajo y para largas distancias. Entiendo a los vueltaalmundos por lo mismo, no tiene un carácter fuerte, por lo que es la novia cómoda que no te da la barrila, no tienes que preocuparte por ella, no tienes ni que engrasar la cadena porque no lleva.

Muy cómoda de postura, de protección, buena capacidad de carga, poco mantenimiento, pues ale, p´alante. Es un zarrio en campo pero bueno es que no es para eso, es una gran turismo y en curvas se deja hacer. No le saqué todo el jugo porque ya sabes, dos personas y maletas, como le dé por rozar lo mismo tenemos un problemón en el culo del mundo. Pero la bota sí que la rocé, así que también te digo que me hizo disfrutar en los puertos, bacheados o no. Ahí estaba encantado moviendo esa mole de lado a lado como si fuera un juguete.

Imagino que las 800/850, entre el menor peso y las mejoras, deben dar muy buenas sensaciones. Una vez con el intermitente en su sitio y tal, el bicho puede ser muy interesante, ¿quizá en el próximo viaje? a ver si vuelve a aparecérseme la virgen. Ya te contaré.

Subir


2 respuestas a “La BMW GS 1200 R: mi opinión (Hungría en moto II)”

  1. Fran_CISC dice:

    Una vez más te me has adelantado 😀
    Buena review, sí señor!

    • RaJ dice:

      Chas gracias tío!
      Más de quince años tiene la moto, así que tiempo hemos tenido los dos!
      Ahora tenemos pendiente probar los últimos modelos a ver qué sensaciones nos dan y si son tan perfectas.
      Abrazote!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.