Cabecera VidaEnMoto

Yamaha MT-09

Vuelven los Yamaha weekends y el concesionario Proeuropa nos da la oportunidad de probar la estrella de la temporada, la tricilíndrica de novecientos, la Yamaha MT-09. Yamaha Weekends Al lío, el concesionario del río Manzanares, en Avenida de Valladolid, 19, Proeuropa, siempre me ha dado muy buena impresión. Me han tratado bien cuando he ido a preguntar algo o a probar otras motos (como la Triumph Speed Triple) y esta vez no ha sido diferente. Habían instalado unas carpas que cubrían todas las señoritas que podríamos probar. Antes y después de la pruebas nos resolvieron todas las dudas sobre las motos sin centrarse en métodos de pago y ventas, lo que es muy de agradecer; sabemos que es un negocio, pero se ve que además les gustan las motos.



yamaha-weekend-stand yamaha-weekend-interior yamaha-weekend-stand-02 Como no soy una revista al uso voy a ir al grano. No esperaba más que la típica moto de fin de semana, juguetona, potente y tirando a incómoda. Una moto de moda, algo para un espectro de uso muy limitado y para el que valora la estética por encima de todo. Pero me ha sorprendido gratamente. yamaha-weekend-yamaha-mt09-lateral De primeras, el panel de control parece testimonial. Si bien en su hermana MT-07 es un panel como cualquiera que podamos encontrar en la industria auxiliar, de esos de Ebay que se compran los que están modificando su moto de manera que prima la economía sobre todo lo demás. Un panel LCD alargado, donde las revoluciones se muestran con barritas y la velocidad con cifra. En la MT-09 el panel es aún más pequeño y “enganchado” al lado derecho del manillar como quien lleva el GPS o algún otro elemento de información secundario. Sin embargo debo decir que, durante la prueba de uso, el display de información resultó capaz como cualquiera para mostrarme la información que necesitaba. También es cierto que lo típico en estas pruebas fugaces es que este tipo sensaciones, como de mala lectura, se acusan por la brevedad del contacto con la máquina. En este caso estoy seguro de que con un mínimo de hábito, la legibilidad de los datos del panel de control no resultará demasiado problemático. Es lo mismo que me pasó con el claxon, lo pulsé aproximadamente cinco veces en dos minutos mientras mi dedo buscaba los intermitentes (¡¡!!), cuestión de costumbre el acertar y que los compañeros de ruta dejen de mirarte mal con la molestia de tanto pitidito.

yamaha-weekend-yamaha-mt09-subjetivaLo primero que noté al montarme es que no es como otras juguetonas que tienen el manillar excesivamente cerca del asiento. Esas me agobian un poco, no es una postura natural. Lo que encontré aquí es justo lo contrario, una postura ergonómica y confortable. Los mandos no esconden nada, sólo tienen un botón que no encontrarás en otras motos de este rango, diría que es el botón de moda: el Mode. Y es que cada vez más los fabricantes tienden a mapear las motos ajustando su carácter al entorno del momento.

yamaha-weekend-yamaha-mt09-panel-control

Algo así como los modos de lluvia, turismo, deportivo, off-road, etc. En este caso tenemos tres:

El modo estándar. Proporciona todos los caballos pero algo suavizados.

El modo deportivo. Lo mismo pero algo más brusca, toda la moto sin disfraces.

El modo suave. Sería lo más parecido al modo lluvia. Domar un poco ese caballaje por seguridad ante condiciones adversas.

Y es que esta moto da 115cv entre 10.000 y 11.000 rpm (corte), lo que me parece un espectro muy justito para dar como declada esa cifra de potencia.

En cualquier caso no resulta en absoluto falta de caballaje. Da de hecho lo que mi CBR me entrega a muy altas revoluciones: esa sensación de montaña rusa en que parece que las tripas se quedan atrás porque el resto del cuerpo se mueve demasiado rápido.

Lo hice en primera, estaba preparado para que la moto se levantara de delante, ya que tiene un peso reducidísimo. Me agarré bien, tensé mis músculos y le di caña al mango. La moto ni hizo amago de despegarse del suelo, en su lugar zumbó rapidísimo, una aceleración que dio esa sensación en el estómago, como un parque de atracciones en tus manos, que me sacó la sonrisa tonta. Además me dejó una buena sensación de seguridad, al soltar el puño la moto deceleró suave y aguanto la inercia. La siguiente ya me dejé llevar y en lugar de soltar cambié de marcha y la dejé andar, era el momento de probar los frenos.

Ante una frenada de emergencia la moto se comportó como debe hacerlo una moto moderna, con seguridad, solidez y entereza. Me entró el ABS con cierta facilidad todas las veces que lo intenté, frenó en poca distancia y siempre me dio sensación de seguridad.

Otra cosa importante que me llamó la atención fue el peso: es una auténtica bici. En parado con rueda delantera bloqueada fui capaz de hacerla levantarse del suelo con un empujón hacia atrás, impensable en otras motos de su rango. Se mueve realmente bien, muy fácil, y en marcha claro, eso se nota, es fácil llevarla por donde quieres. Su concepto es muy parecido a la FZ8, con un cilindro menos. Motos de cilindrada media-alta, potentes, naked, juguetonas y muy manejables. A mi se me antoja un substituto perfecto para las eRRes de fin de semana pero con la ventaja de ganar en comodidad.

FZ8 -> 779cc y 106cv a 10.000rpm 211/216kg con/sin ABS.

MT-09 -> 847cv y 115cv a 10.000rpm 188/191kg con/sin ABS.

Más fotos y ficha técnica.

Subir


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.