Cabecera VidaEnMoto

Albarracín y la Sierra de Cuenca


De sábado a lunes nos escapamos como regalo de cumpleaños de mi mujercita a ver Albarracín y a explorar toda esa zona entre Cuenca y Teruel, Parque Natural de la Serranía y de Cuenca y Del Alto Tajo.

Como resumen, Teruel es mucho más bonito de lo que imaginaba, tanto el centro ciudad como la zona natural. Los alrededores de Albarracín y toda esa parte de Cuenca tiene un terreno muy especial, una tierra roja rojísima, arcillosa y que contrasta espectacularmente con el verde de la vegetación. Ese rojo mineral contagia a las ramas de los árboles que ostentan unas puntas rojizas verdaderamente especiales.



Sus carreteras son de un trazado realmente bueno y una conservación, en general, aceptable. Mucha zona de curvas sin guardarraíles (ni asesinos ni de los buenos, pero mejor nada que muerte) y mucha roca, río y pista de off road.

La película fue globalmente así:

Digo globalmente porque dimos bastante vuelta. El sábado nos perdimos una y mil veces, todo lo perdible. La señalización no es nada buena y el cabrón del GPS parecía que estaba en nuestra contra. Ni GPS ni mapa ni móvil; tenía su gracia hasta que, aparte de empaparte (lluvia continua de la mañana a la noche) y congelarte, veías que se acercaba la noche y seguías dando palos de ciego por la serranía de Cuenca.

Finalmente decidimos hacer noche en Teruel, la visitamos y al día siguiente tiramos hacia Albarracín en un periquete.

El total del viaje unos 800km en tres días divididos en 400km + 200km + 200km.

No podemos decir que el tiempo colaborara con nosotros: sábado lluvia todo el santo día, pero intensa e incansable. El domingo el mejor día, fresco y una breve amenaza de lluvia que duró unos quince minutos. El lunes de vuelta nos granizó, nevó y ventoseó todo lo que pudo. La vuelta un auténtico suplicio. El viento más fuerte que he sufrido en mi vida en moto, adelantando camiones con más tacto que si enhebrara una aguja y con la moto frenada contra el viento a menos de 90km/h. Acojonante y además el cachondo del velocímetro decidió no funcionar a falta de unos 150 kilómetros de casa, por lo que no tenía ni cuenta kilómetros (desconozco cuándo debo repostar) ni velocímetro (¿a cuánto voy? bueno, voy bien). En fin, llegamos y todo bien.

IMG_20140224_181151492_HDR

IMG_2720

Y no para de llover…qué incómodo, ¡cohone!

IMG_20140301_132438148

Nos calentamos con una dieta de cubre-necesidades:

Calor a base de Cola-Caos, grasa a base de chicharrones y una tortillita porque sí.IMG_20140301_132447478

IMG_2724

Tirando de mapa, maldito GPS…¡LLevamos tiempo yendo en dirección contraria!IMG_2722IMG_2725

IMG_20140301_195046309

¡A secarlo todo!
IMG_20140301_195130193

IMG_20140301_195118382

IMG_20140301_195059701

IMG_20140301_232226549

IMG_2728

Por fin llegamos a Teruel. Por la mañana todo es maravilloso. Una vacía, un tocador, un espejo. Vamos a desayunar y damos una vueltecita para conocer un poco la ciudad, muy bonita, por cierto.

IMG_2731

Toríco de Teruel

¡Ese Toríco de moda! Visitamos la plaza la noche anterior y ni lo vimos. Si no es con luz y de cerquita, nones.

IMG_20140302_093802580 IMG_20140302_094140310

IMG_20140302_100114995

En el propio hospedaje había una tienda curiosa de antigüedades. Allí nos compramos una tabla de la época románica con una reproducción de un dibujo de entonces.

¿Y cómo la llevamos?

Tú cómprala y ya nos apañaremos.

IMG_20140302_105717346

En la maleta izquierda la enganchamos, con unos pulpos y unos plásticos y todo perfecto.

IMG_2736

Y por la mañana vi esto otro: “Prohibido aparcar en toda la calle”. Qué cosas, el del Hostal nos dijo que aparcáramos allí, que no había problema 🙂

IMG_2749

La muralla de Albarracín.

IMG_2750

¿Voy o vengo? ¬_¬

IMG_2752

IMG_2758

IMG_2763 IMG_2764 IMG_2765 IMG_2767 IMG_2768 IMG_2769 IMG_2770IMG_2771IMG_2772IMG_2776IMG_2781IMG_2785IMG_2788

Albarracín

IMG_2791

IMG_2792

IMG_20140302_140251345 IMG_20140302_140049051 IMG_20140302_140033968

IMG_20140302_141218512

Decoración de la zona. Muy de cievos, javalíes y caza.

IMG_2796

Ahí al fondo ves las cascadas del nacimiento del río Júcar.

IMG_2807b

Y aquí más de cerca.

IMG_2800

IMG_2805

IMG_20140302_160044365_HDR02

El agua se filtraba por las grietas de las rocas, lástima que en la imagen no se aprecia.

IMG_2808

IMG_2807

IMG_2813IMG_2816IMG_2817

IMG_2819

IMG_2821

Increíble el color de la vegetación, parece que que el minera o lo que sea que convierte a la tierra en barro rojo contagia también a la flora.

IMG_2827 IMG_2829

Tréboles subacuáticos, mola.

IMG_2846IMG_2849

El nacimiento del río Tajo y con sus símbolos: el toro, el cáliz y el caballero. Los simbolismos son curiosos, búscalos en otro blog que no hable sólo de motos 😛

IMG_2850

IMG_20140302_165432213_HDR

Después del paseíto me dio por emular las andanzas de los traileros y quise pasear por alguna pistilla.

Vale.

Vamos muy despacito, por lo que los neumáticos no deberían dar problema, sólo sufrirán un poco las suspensiones, pero como por cualquier carretera de mal asfalto.

Vale.

Ahora sí, tierra y polvo sí, barro no.

Oh oh…

Pues eso, el barro rojo arcilloso de la zona de Cuenca y Teruel tras días lloviendo es como la arcilla del cole recién empapada así que nop, no fue buena idea.

IMG_20140302_165447279

El camino era ancho y de tierra pero con etapas de unos veinte metros de barro del bueno. La rueda derrapaba así que poca leche se podía hacer. Avanzamos hasta que nos dimos cuenta que se me había ido la cabeza pero bien.

Tocó quitar la arcilla con las propias manos, se le metió hasta el tuétano.

Un mes después y varios lavados de manguera a presión después, aún siguen saliendo restos.

Eso, que no fue la mejor idea que tuve, pero fue divertido 🙂

IMG_20140302_165500316IMG_20140302_165454741 IMG_2864

IMG_20140302_173239309

IMG_20140302_184726206

Albarracín sin turistas, ¡fetén!

Albarracín sin turistas

IMG_20140302_184110254_HDR

IMG_2866-2

De vuelta; ojo a la sima de la izquierda. La montaña se desmora y muestra sus entrañas rojas tras el hundimiento.

El contraste del rojo con el verde es lo mejor de estas tierras, increíble.

IMG_2873

Y el trazado de la carretera ¿qué? parece un tajo dado al costado de la montaña, nevada, eso sí.

IMG_2874 IMG_2875

Mucho desprendimiento en las paredes internas de la carretera. Los vehículos pesados (sobre todo) pisas esas rocas y se cargan el asfalto, que bastante bien aguantaba.

IMG_2879 IMG_2881 IMG_2885 IMG_2887

IMG_2890

IMG_2891

IMG_2893

Tenía un poco de miedete por esos episodios de nieve que invaden el camino, ¿los ves ahí al fondo? pensaba que pudieran estar helados y pasábamos despacito.

Afortunadamente nada que destacar, era nieve y punto.
IMG_2893bIMG_2896IMG_2898IMG_2900
IMG_2903

El camino de vuelta un poco insoportable. Bastante frío, algo de lluvia y al final mucho, mucho viento. En general, incómodo.

IMG_2905

IMG_2904

Un saludo a los picolos del lugar. Salieron a ver si estaba todo bien, ya que paramos en su misma puerta a echar un ojo al mapa. Con el frío que hacía no había ni Cristo por esos lares.

IMG_2906

Muchas andanzas encima. Estamos en Molina de Aragón. Llegamos con sol y durante la comida…
IMG_2909 IMG_2911IMG_2913

¡¡Nieve!! ya lo que nos faltaba!

IMG_2913b

IMG_2915

Los pájaros libres del bar donde comimos, el camarero un crack! super majete.

IMG_2916IMG_2917

Salimos disparados de allí no sea que esa nieve se pusiera en plan serio.

Justo antes de salir dejó de nevar, salió el sol y vino el viento, ¡fetén!

Gran viaje, pero para repetirlo recomiendo la primavera, la verdad. Pero ¡¡muy feliz cumpleaños!!

Subir


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.