Cabecera VidaEnMoto

El último Motauros (¿2013?)

Ya había pasado frío dos o tres veces en Pingüinos y este año me apetecía ver la que se organizaba en Motauros, así que acabé contactando a raíz de Super López con un club tan serio y asentado como acogedor, el Club VFR España. Daban lluvias a cascoporro, así que tuvimos un coche de apoyo, muchísima agua, durante todo el día prácticamente no paró de llover. Nos respetó casi toda la ida a Tordesillas, pero ni antes ni después. La ruta pretendía ser mucho más que idea y vuelta por autopista, así que estos chavales se curraron algo sencillo pero interesante, no estoy seguro pero creo que fue algo así:



Pasamos por la Cruz Verde y de allí hacia Ávila fue un poco follón. Un miembro iba muy inseguro y se iba quedando atrás, me dejó pasar y se quedó junto al coche de apoyo, por seguridad. Yo intenté remontar y pillar al resto del grupo pero ya les perdí, hubo un momento de “palante/patrás” entre una niebla densísima que impedía la vista a doscientos metros. Pues allí me hice tres cambios de sentido porque no sabía si esperar al último o coger al primero. Al tirar hacia adelante acabamos reuniéndonos todos sin problema y proseguimos por carreteras más divertidas y mucho menos mojadas. El problema era que el terreno aún estaba muy húmedo y las carreteras plagadas de juntas de dilatación alquitranadas, que en mojado y en curva dan unos sustos de espanto. Más adelante y ya cuando se pudo correr, el grupo se segmentó por ritmo, la cabeza iba bastante, bastante rápido y me enorgullece decir que anduve casi siempre a la cola de la misma Paramos a tomar un refrigerio y continuamos hacia donde habían quedado para reunirse con otros miembros del club, en el Parador de Tordesillas, ¡con estilo!

Motauros-2013-01
Acabamos de llegar y ya hasta el gorro de tanta agua. Eso sí, las moticos mojadas están preciosas.

Motauros-2013-02

Motauros-2013-03

Los miembros del Club VFR España que se unieron en el Parador de Tordesillas. Más majos que las pesetas. De allí salimos hacia donde habían reservado para comer, un sitio de confianza y muy rico. El camino fue pasado por agua, agua y más agua. Colonizamos la gasolinera y la dejamos empapaíta.

Motauros-2013-04

Motauros-2013-05

Motauros-2013-06

En el restaurante nos albergaron las motos a buen recaudo y a salvo de tanta agua, nos habilitaron una arcada donde tenían un futbolín y allí aparcamos las cuarenta mil motos. Fue como un Tetris, pero llegamos juntos y nos iríamos juntos, así que no había problema.

Motauros-2013-07

Además, no daba crédito, el dueño del bar debía ser bastante amiguete, porque nos abrió otro salón y allí pudimos poner todo a secar (cascos, monos de agua, guantes, etc.). mientras comíamos. Allí se quedó todo guardado y nos dejó la llave. Qué fuelte, qué tío más majo, así da gusto.

Motauros-2013-08

Claro, se lo pusimos todo de agua, que os podéis imaginar. Dentro también habían habilitado un buen puñado de mesas, pude hablar tranquilamente con tres o cuatro más y otra vez comprobé que eran realmente muy majetes, se portaron muy bien conmigo y me hicieron sentir uno más, aún con 201cc menos.

Motauros-2013-09

Motauros-2013-11

Tras la comida vuelta al salón a volver a vestirnos de agua (sorpresa, está lloviendo) y como era de esperar estaba todo helado y seguía mojado. La gente fue acudiendo cada uno a su lugar de procedencia y la vuelta hacia Madrid fue realmente tormentosa. Nunca había visto una ventisca y no me apetece volver a conducir en medio de otra. Cuando ya no quedaba mucho, paramos a tomarnos la última (café) en una gasolinera y a la vuelta: nevaba en horizontal. Yo llevaba manoplas y estaban totalmente blancas, incluso por dentro, por el viento. Tras jurar en arameo y maldecir todo lo que se nos ocurrió, continuamos camino y nos la jugamos bien. En el momento no me pareció tanto, pero pensando tiempo después, realmente nos la jugamos. A toda leche, con esa fuerza de viento, con esa visibilidad (nieve en la visera) y con esa adherencia, realmente no debimos hacerlo. Afortunadamente no pasó nada y llegamos todos sin problema.

Motauros-2013-10

Lamentablemente no he vuelto a tener contacto con este club y no se debe más que a mi perrismo, porque sólo tengo buenas palabras para ellos. Espero algún día retomar el contacto y tomarme esas cervecitas que tanto me insistieron.

Subir


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.